Escuela



Breve historia de la Escuela Fractal de Psicología

A principios de la década del ’90, en la ciudad de Córdoba, Argentina, se crea el Centro de Estudios Reichianos (CER). Beatriz Frouté y Liliana Beltramo pertenecen al grupo de profesionales que impulsan su creación y actividades. El CER es la primera institución cordobesa abocada al encuadre psico-corporal reichiano, esto es, la línea de trabajo de Wilhelm Reich. En el año 1996, Beatriz y Liliana comienzan a formar profesionales dentro de la línea de la psicología reichiana.

En el año 2006 crean la Escuela Post Reichiana de Psicología, que ofrece un curso de formación teórico, práctico y vivencial con tres años de duración. Esta escuela forma seis cohortes de profesionales dentro del encuadre post reichiano.

Diez años más tarde, como resultado de su evolución hacia un abordaje integral que va más allá de lo psico-corporal y que trasciende lo post reichiano, la escuela pasa a llamarse Escuela Fractal de Psicología. Su enfoque distintivo toma elementos de diferentes disciplinas de las ciencias de la salud y no sólo de la Psicología. Este abordaje interdisciplinario abarca con su mirada los 360 grados alrededor de la persona y se fundamenta, desde lo filosófico, en el pensamiento complejo y humanista.

Los fundamentos teórico-epistemológicos, biológicos y metodológicos que originaron el pensamiento fractal se desarrollaron a partir de ese recorrido y, en particular, sobre la base de las investigaciones y los estudios de postgrado de Beatriz Frouté.

El surgimiento del enfoque fractal

Sin duda, un eje del pensamiento fractal son los desarrollos de la psicología reichiana y post reichiana. Sin embargo, para Beatriz Frouté existen puntos de quiebre con la visión original de Wilhelm Reich y, para ella, el abordaje clínico psico-corporal necesariamente debe trascender lo psicoterapéutico en sentido estricto. El disparador del pensamiento fractal es la problematización del concepto reichiano de “identidad funcional” y de la lectura de la persona y de su estado (proceso) de salud-enfermedad desde la visión funcional-económica de Reich. Frouté sitúa la mirada sobre la complejidad: cómo las distintas corazas, las distintas estructuras que sí son patrones comunes de funcionamiento se presentan con configuraciones particulares en cada uno de los pacientes.

Desde la certeza de que no puede hablarse de un individuo determinado por sus circunstancias, sino multideterminado; de que no pude considerarse el diagnóstico de la persona como estático sino dinámico; de que la persona incluso en condiciones adversas está plena de potencialidades, Beatriz amplía la visión y estudia a Stanley Keleman, Antonio Damasio, Alexander Lowen, Humberto Maturana, Edgar Morín, Boris Cyrulnik, Vincent de Gaulejac, Anne Ancelin- Schützenberger, Héctor Fiorini y Rubén Zukerfeld, entre otros. Su abordaje se ve atravesado por todos ellos. Así surge la visión fractal de la persona: una mirada enriquecida, un abordaje interdisciplinario e integral que va más allá de la Psicología aunque, en rigor, su punto de partida sea la clínica psicoterapéutica; entendida como un lugar de descubrimiento de posibilidades y de límites, de creación, recreación y transformación del individuo.

La propuesta actual de la EFP

Desde sus inicios, la Escuela Fractal de Psicología apuesta a la especificidad cultural latinoamericana, a la integración y a la riqueza profesional de los países de nuestra región. En consecuencia, está interesada en que su línea de trabajo sea accesible a la mayor cantidad posible de colegas latinoamericanos.

Para los profesionales de la salud que se forman en esta línea la posibilidad de enriquecimiento es doble: por un lado, intercambiar con otros colegas desde su campo específico; por otro, hacerlo desde su experiencia vinculada a su lugar de origen.

Actualmente, el curso de formación de posgrado consta de un cursado vivencial y otro virtual, ambos complementarios. El cursado virtual se realiza mediante una plataforma educativa propia on line. El cursado vivencial se realiza en la sede de Córdoba, Argentina, pero existen otras posibilidades de cursado.

El curso está dictado por un equipo de profesionales capacitadas y en formación continua dentro de la línea fractal. Las profesionales son especialistas en distintas áreas: niñez, adolescencia, adultos, parejas y familia; y trabajan de manera individual o grupal, en supervisiones y en el área de capacitación.

¿Qué es la Psicología Fractal?

La Psicología Fractal aborda los procesos terapéuticos desde una mirada amplia y compleja pero, a la vez, es capaz de focalizar el trabajo en aspectos puntuales y efectivos en el corto plazo.

El concepto viene de la Física. “Fractal” es un objeto geométrico cuya estructura se repite a diferentes escalas y es auto-similar: su forma está hecha de copias más pequeñas de la misma figura. Desde esta base conceptual, la Psicoterapia Fractal considera que, así como un objeto fractal, este cuerpo que somos contiene toda la información de nuestra historia de vida.

El ser humano es un todo complejo y las dimensiones que lo conforman (biológica y de sistemas integrados, de conformación en el contexto, de índole histórico-social y transgeneracional, de factor humano, de alimentación y patologías) son copias, a menor escala, de las demás.

El paciente puede ser abordado desde cada una de estas perspectivas. Cada una brinda información sobre la persona; pero es en la totalidad que la información cobra sentido. Por eso, el abordaje integral de la psicoterapia fractal abarca cinco áreas principales: el propósito en la vida, la relación con uno mismo, los afectos-vínculos, la relación con el mundo y la capacidad productiva. El trabajo terapéutico sobre cada área transforma a la persona en su totalidad.

El pensamiento fractal encuentra sus bases en los desarrollos teóricos del Análisis del Carácter de Wilhelm Reich, la Bioenergética de Alexander Lowen y autores postreichianos como Stanley Keleman y Antonio Damasio, entre otros.

El abordaje integral e interdisciplinario de la Psicoterapia Fractal fue desarrollado por Beatriz Frouté Ph.D. a lo largo de sus más de 20 años de experiencia clínica e investigación en psicología post reichiana y en disciplinas complementarias. Una parte central de su desarrollo es la herramienta clínico analítica del Mapeo Corporal Emocional Caracterial (MCEC), técnica que utiliza con sus pacientes y en la que capacita a estudiantes avanzados de la EFP.